¿Hidratación o deshidratación?

Llegan las condiciones ambientales del verano con el aumento de la temperatura y la humedad. En este periodo es considerable la cantidad de personas que retornan a la actividad física, ya sea por salud o estética. Quienes se dedican a la competencia, tanto recreacional como profesional, intensifican y prolongan la sesiones de entrenamiento. Todo esto eleva las probabilidades de deshidratación, tanto en entrenamiento como en competencia.

Continua leyendo la nota del Coach en la revista Ciclismo XXI Nro. 186 (Octubre 2020)

A %d blogueros les gusta esto: